Cristianismo primitivo y Religiones Mistericas by Jaime Alvar, Antonio Pineiro et al.

By Jaime Alvar, Antonio Pineiro et al.

Show description

Read Online or Download Cristianismo primitivo y Religiones Mistericas PDF

Similar no-ficcion books

Los Origenes del Totalitarismo

Infrequent publication: rate in USD

Perspectivas Actuales de La Educacion (Spanish Edition)

Infrequent booklet: expense in USD

La era de la información: Economía, sociedad y cultura: el poder de la identidad, vol. 2

Este volumen analiza l. a. oleada de expresiones de identidad colectiva que desafian l. a. globalizacion en defensa de l. a. singularidad cultural y el keep an eye on sobre los angeles propia vida y el medio ambiente. Analizando el desarrollo de movimientos proactivos y reactivos como el feminismo, el ecologismo y los movimientos de resistencia, que intentan modificar las relaciones humanas en forma radical, el autor muestra como las categorias fundamentales de l. a. existencia son transformadas por los angeles influencia combinada de las fuerzas tecnoeconomicas y de los movimientos sociales.

Additional resources for Cristianismo primitivo y Religiones Mistericas

Example text

Affectus, qui passio est, desinit esse passio simulatque eius claram et distinctam formamus ideam. " (Ética, 5a parte, "Sobre el poder del espíritu o la libertad humana", frase III). El prisionero que perdía la fe en el futuro —en su futuro— estaba condenado. Con la pérdida de la fe en el futuro perdía, asimismo, su sostén espiritual; se abandonaba y decaía y se convertía en el sujeto del aniquilamiento físico y mental. Por regla general, éste se producía de pronto, en forma de crisis, cuyos síntomas eran familiares al recluso con experiencia en el campo.

De suerte que la irritabilidad general (cuyas causas físicas se analizaron antes) se hacía más intensa cuando se le añadían estas tensiones mentales. Nada tiene de sorprendente que la tensión abocara en una lucha abierta. Dado que el prisionero observaba a diario escenas de golpes, su impulso hacia la violencia había aumentado. Yo sentía también que cerraba los puños y que la rabia me invadía cuando tenía hambre y cansancio. Y el cansancio era mi estado normal, ya que durante toda la noche teníamos que cebar la estufa, que nos permitían tener en el barracón a causa de los enfermos de tifus.

El mío fue llevado a otro barracón, donde nos alinearon de nuevo. Tras otra selección y después de más preguntas sobre mi edad y profesión, me enviaron a un grupo más reducido. De nuevo nos condujeron a otro barracón agrupados de forma diferente. Este proceso continuó durante un tiempo y yo me sentía muy desdichado al encontrarme entre extranjeros que hablaban lenguas para mí ininteligibles. Por fin pasé la última revisión y me hallé de nuevo en el grupo que estaba conmigo en el primer barracón.

Download PDF sample

Rated 4.19 of 5 – based on 40 votes